18 julio 2008

Contradicciones que matan



El sentimentalismo ha invadido la mente de los habitantes de este planeta. Hasta tal punto que creemos que estamos viviendo el amor, cuando salen lagrimas de nuestros ojos, cuando una música emotiva decora el ambiente y por decirnos entre nosotros, bonitas palabras, que de por si son falsas promesas. Realmente no estamos en contra de los verdaderos sentimientos, pero es necesario que para no dañar a los demás, esos sentimientos sean sinceros y reales. Porque de lo contrario seremos falsos, hipócritas y contradictorios en nuestras acciones. Esta hipocresía no nos permite entender el verdadero sentir. Esto es llamado sentimentalismo. sentimientos que no emanan del corazón sino que tienen origen en la mente, pero el sentimiento genuino, cual brota melifluamente del corazón, es el verdadero propietario de nuestras actividades, el realmente toma el control y convierte nuestra vida en una consecuente y dulce realidad.

Hoy en día podemos ver muchas agrupaciones que llenan su boca, hablando de ecología, protestando por la contaminación de los ríos, o por el smock que invade el aire en las ciudades,
protegiendo al delfín rosado, a las ballenas, a los perros o al mono titi...contra de la deforestación, o en contra de las papelera, industrias y demás...
Ellos son muy elocuentes al hablar y producen propagandas muy emotivas, hacen grandes donaciones y se muestran muy preocupados. Estas son sin dudas, actividades necesarias, pues el mundo está siendo atacado por muchos frentes.
Sin embargo, no es suficiente. NO. Porque? Porque están matando animales para alimentarse y generando desequilibrios a todo nivel. Entonces como pueden hablar de un modo y actuar de otro? quizás es desinformación. Excelente. Entonces llego el momento de la información. A una sincera búsqueda de soluciones, se la ve por el sacrificio, cueste lo que cueste.
Aun así mis amigos, muchos de ellos han sido informados sobre sus consecuencias y efectos aun así no dejan ese pésimo hábito de consumir la carne de la vaca. De la gallina, los huevos, el cerdito y los pececitos. Como dice una gran organización protectora de animales, no puedes auto nombrarte ecologista y seguir comiendo animales.
Justamente a eso nos referimos con sentimentalismo. El sentimentalismo es puro show, es solo una farsa, un teatro. Como puede entonces hablar de amor o protección mientras uno mismo es el que genere gran parte de ese sufrimiento en el mundo?
Seamos limpios y verdaderos al hablar y al hacer.
No permitamos que a nuestra vida entre la indiferencia y hagamos la diferencia.


http://zorak2d.blogspot.com/2008/02/ecologistas-que-comen-carne.html

www.larevoluciondelacuchara.org

1 comentario:

EMO dijo...

k heavy la foto!